Un nuevo paradigma para la salud VIII

ciudad-campo

-¿Hasta qué punto dificulta la vida en la ciudad la consecución y el mantenimiento de la homeostasis del cuerpo y el equilibrio de la mente?

– Pues de una manera muy importante. A partir de los siglos XVII y XVIII, con la primera revolución industrial, la población se desarraiga del campo y viene a las ciudades y se desarrolla la medicina industrial, que es la que tenemos hoy. Esta medicina avanza a expensas del contacto con la naturaleza; es decir, del contacto con los factores que generan la prevención de la salud. El ritmo desenfrenado que se vive en la ciudad no tiene en absoluto en cuenta los biorritmos, y esto es destructivo para los reguladores y las defensas del cuerpo.

La vida en la ciudad nos transforma en series de piedra. Las autopistas revelan que más de un 80% de la población muere con la glándula pineal calcificada; y la pineal es fundamental, por ejemplo, para un buen embarazo. Hay mujeres que acuden a mí con problemas en el embarazo; en cuanto les hago una sesión se les organiza la pineal, y todo el proceso empieza a funcionar de una manera muy diferente.

Otro tema: puesto que no se estudia hasta qué punto es nociva la vida que llevamos en la ciudad, las alergias son un misterio. Pero llevas una temporada al campo al niño alérgico y se acaba el problema en un altísimo porcentaje (si le haces el tratamiento para esa intolerancias, le organizas bien los órganos que no estaban fuertes, y cuidas su nutrición y la atmósfera familiar).

La magia de la física cuántica

La doctora Sònia Fernández-Vidal, especialista en física cuántica, publicó en 2011 su novela de divulgación científica titulada “La puerta de los tres cerrojos”, una obra que permite a jóvenes y adultos adentrarse en el mundo de la física cuántica.

En el programa Singulars de TV3, Sònia nos explica los aspectos más curiosos de esta ciencia, llena de paradojas y relativismo que la hacen parecer magia, aunque no lo sea.

BIOCUÁNTICA: El reencuentro evolutivo con uno mismo

CHICA adn

Cuando lo electromagnético y lo cuántico fluyen en orden, los gluones conectan sanamente a los quarks y estos ordenan los protones y electrones, estos armonizan a los átomos, que ponen dirección en las moléculas, estas en las células, en los órganos… y así entra el orden en lo íntimo del ADN y en la superficie del cuerpo.

Con un material sencillo, que consta de unos filtros y microfotografías de Fórmulas y Arquetipos, acercamos al cuerpo del cliente la bioinformación cuántica inteligente natural que nos pide para avanzar en su salud evolutiva.

El efecto en los niveles electromagnéticos lo podemos comprobar con instrumentos como la Lámpara de Heine, el Espejo Polaroide etc…
Quiero decir que cualquier experto en acupuntura, aurículomedicina o en pulsos, o cualquiera que emplee sistemas de test electromagnético o cuántico, o de funciones hormonales, Reiki, cráneo-sacral, osteopatía etc., puede comprobar los efectos de la BIOCUÁNTICA, PHE OP y PH.

Un nuevo paradigma para la salud VII

ojos niña y tela colores

-¿Qué cambios sugerirías en la educación para ir construyendo un nuevo paradigma de la salud?

– Es sorprendente que en la educación, en la cual se basa el que la persona tenga unos conceptos claros de la vida, no esté la cuestión relacional ni la cuestión de la salud.

Los niños, por ejemplo, no tienen ni idea de los cuidados que hay que tener en cada una de las estaciones del año.

Es realmente impresionante que no haya un manual de prácticas preventivas para la salud, ni un manual de técnicas y experiencias de auto conocimiento encaminado a mejorar las relaciones.

Vivir uno de acuerdo consigo mismo y ponerse en el lugar del otro son fuentes de vínculos y de paz.

Unas cuantas personas que estamos en el terreno de la Biocuántica estamos intentando introducir estos aspectos en los colegios. Uno de quienes lo están poniendo en marcha es Ferran Juárez, en Vic (prov. Barcelona). A partir de su proceso como técnico superior de Análisis de Laboratorio y como profesional de técnicas alternativas ha desarrollado un sistema que induce todo un proceso de transformación en el profesorado. Los profesores tienen que pasar por los procesos por los que pasan los alumnos; tienen que entrar en el alumno. A partir de aquí el profesor se coloca de otra manera y le es posible hacer una transmisión a los niños.

 

Un nuevo paradigma para la salud VI

carreteras entrelazadas

– Puesto que el observador afecta a lo observado, ¿de qué manera afecta el terapeuta mismo al paciente?

– Pienso que en muchos aspectos; por eso hacemos un gran hincapié en el rol del terapeuta, quien afecta al paciente con su forma de pensar, con su manera de dirigirse a él… El primer movimiento que hago con la persona que acude a mí es separar tanto como puedo mi energía de la de ella.

En 1966, Rizzolatti descubrió las neuronas espejo: cuando otro hace algo, e incluso piensa algo, hay zonas de neuronas en nuestro cerebro que se mueven y se encienden como si aquello estuviéramos haciéndolo o pensándolo nosotros. Desde que eso se comprobó, es grave que no se tenga en cuenta en el rol con los pacientes, ni en las relaciones humanas en general, En relación con esto, es impresionante el efecto que tienen los diagnósticos que les hicieron meses atrás, incluso años atrás. Cuando les he hecho el tratamiento, han recuperado la sensación de volver a ser ellas mismas.

Puesto que influimos a los demás, el rol del terapeuta es buscar la forma de estar en su lugar y ser consciente de ello como de una búsqueda en la que se halla; de esta manera podrá escuchar mejor al paciente y descubrir mejor qué le pasa.

Los terapeutas que formo en mi sistema llevan a cabo un trabajo profesional en un estado cercano a la meditación: cogen el pulso de la persona y ponen la mente en blanco para ir detectando lo que surge, a lo largo de diez, veinte o hasta treinta minutos. Cuando llevan dos años aplicando esto, no son los mismos: van entrando en un movimiento intuitivo ordenado, y esto implica un trabajo de ordenación de sí mismos. Así pues, los primeros beneficiados del sistema terapéutico que enseño son los mismos terapeutas.