Un nuevo paradigma para la salud IX

microbios— También está todo el tema de la contaminación…

— Sí, y las intoxicaciones. Con el mismo desarrollo de la industria y la civilización se van extendiendo maneras de hacer que no son sanas; por ejemplo, ciertos fungicidas que ponemos a los cultivos, o los fármacos químicos. No disponemos de la tecnología adecuada que permita ver lo nocivo que es todo esto. Lo que se estudia con seguridad es la molécula, pero hay dioxinas que son tan pequeñas que son, dentro de la molécula, lo que sería una canica de ocho milímetros de diámetro dentro de un rascacielos de ciento cuarenta pisos. De modo que esas dioxinas no se detectan.

Algunas de esas pequeñas dioxinas funcionan como microimanes; se van juntando por trillones. Van entrando en el cuerpo a través de la respiración o de la comida, particularmente cuando esta se ha elaborado o conservado con ingredientes no muy sanos. Estas partículas van causando microinflamaciones y van desorientando, con su vibración, a las células. El pH de determinadas zonas se ve alterado y obtenemos progresivamente un caldo de cultivo muy bueno para virus, bacterias, parásitos… Estamos comprobando que una de cada cuatro personas está intoxicada. En mi opinión es esto, derivado de nuestra forma de vivir, y ciertos métodos de diagnóstico actuales lo que está en la base de muchas de las cronicidades de hoy en día.