El paciente que se ayuda a sí mismo

El tratamiento consiste en efectuar todo aquello y sólo aquello que el pulso del sujeto indica: él indica su propio tratamiento. Corregida así su memoria celular, variamos “la causa” de la disfunción a dicho problema. Es por eso que muchas personas utilizan la PH como un camino para desarrollar la propia noción de libertad, puesto que es un medio para deshacernos de los condicionamientos y acercarnos a la libertad de la acción incondicionada; porque libera al cuerpo de los desequilibrios inscritos por las vivencias adquiridas en los momentos críticos: útero materno, nacimiento, relaciones primeras de la niñez y adolescencia.

La PH nos ayuda a encontrar por nosotros mismos el mejor camino, realizando los cambios de actitud necesarios para vivir dentro de un concepto de buena salud física, mental y espiritual.

Tras la sesión, el organismo reestructura la información sin necesidad de que el cliente haga nada de manera consciente.