Qué es P.H.

Esta técnica recibe su nombre del principio holográmico que se basa en que cada parte contiene el todo, principio que se refleja en el hecho de que cada célula contiene, en su ADN, toda la información para la reproducción correcta del ser humano.

La P.H. trabaja y actúa a nivel bioelectromagnético, basándose en la Medicina Tradicional China (Acupuntura) y la Ayurveda principalmente, y además en investigaciones bioenergéticas recientes. Organiza los meridianos de la acupuntura y de la ayurveda y sus chacras, poniendo también a punto el organigrama, los campos mórficos, las dimensiones etc.

La PH actúa a nivel del llamado, en física cuántica, Cuerpo Vital o Cuerpo de los Programas. Esta reconfiguración del Cuerpo de los Programas es esencial para liberar al cuerpo físico de aquellas limitaciones de recursos que frenan la utilización de sus verdaderas posibilidades. Porque el físico lleva a cabo aquello que el Cuerpo de los Programas le indica: cuando el cuerpo físico está frenado en su proceso de recuperación, la PH logra liberarlo y avanzar no sólo porque organiza de nuevo los “Programas Guía” que atenazaban al físico al estar alterados sino también porque incide y desarticula los patrones mentales y las consecuencias de las experiencias emocionales no resueltas.​

La PH conecta los campos energéticos de la persona para que interprete correctamente la información que llega del exterior, ya que se basa en que la materia y la energía del cuerpo forman una globalidad. También organiza el funcionamiento del organismo y optimiza el flujo de su bio-energía a la vez que nos desvela la información sobre los estados emocionales o psicológicos por los que está pasando el cliente y la dirección que necesita seguir, pues pone en relación lo funcional, lo bio-energético y lo psico-neuro-lingüístico del sujeto en sus procesos tras cada sesión.