Funciona pero… ¿cómo?

Los resultados positivos de la PHE OP se deben:

  1. A que la PHE OP visiona un mundo multisistema, multinivel y multidimensional donde “todo afecta a todo” en diferente cantidad y calidad.
  2. A la profundidad en la que opera en relación a los diversos niveles ondulatorios.
  3. A tener un protocolo que se basa en estructuras reales vibratorias que podemos demostrar y experimentar que existen, las cuales nos orientan a semejanza de mapas y así sabemos con exactitud los pasos que hemos de dar con el cliente a medida que su cuerpo nos lo indica. Así conseguimos con seguridad su éxito que también es el nuestro.
  4. A que basamos nuestra labor en la Bio-información Cuántica Inteligente Natural, la cual beneficia a todos los niveles del ser. Ocurre que la energía se organiza por sí misma cuando recibe esa Bio-información que necesita.
  5. A que no es lo mismo trabajar con los meridianos, los chacras, las dimensiones, el organigrama, los campos morfogenéticos, etc. por separado que desde un eje único, en un todo sincronizado y en la medida que necesita lo profundo del sujeto.
  6. A trabajar en un eje corporal tan profundo que el dentro/fuera, cuerpo/mente, físico/energético, material/espiritual y otros “opuestos” desaparecen al estar tan cerca del fluir de las fuentes de la vida.
  7. A que puedes comprobar sus efectos a nivel de ADN y de la memoria Epigenética. Lo que explica que personas se hayan librado de operaciones para las que ya tenían cita.
  8. A que logra restablecer el sí mismo de los clientes afectado por las consecuencias de los distintos avatares de la vida, logrando descodificar los procesos inscritos en sus células que afectan a su auto-biología y a su autobiografía.
  9. Al abrirle a las personas la ventana hacia la globalidad al explicarle lo que le ocurre en relación al nivel con el que está relacionado: energético, funcional, emocional, imaginario, simbólico etc. y así ofrecerle la oportunidad de que coja el hilo de sus procesos de vida comprendiéndolo y saliendo de su particular laberinto.
  10. A organizar su memoria tridimensional holográmica, que guarda en sí el proceso desde el origen. No estimulamos o sedamos, ya que esto lo hace según necesite la memoria sutil por sí misma una vez que le hemos acercado la bioinformación que necesitaba para organizarse y optimizar su función.
  11. A utilizar un protocolo sencillo y preciso, de fácil comprensión y ejecución.
  12. A Trabajar más allá de la polaridad liberando su capacidad y el retorno a su función; no se trata de equilibrar su funcionamiento o energía.
  13. Al respeto y seguimiento de los procesos que nos marca el cuerpo de la persona, aceptando su saber y su guía.