Un nuevo paradigma para la salud XVIII

—¿El tema de las fotos constituye la parte neurálgica de tu terapia?

—Sí. Aun cuando me dedico a las terapias desde los años setenta, la base de lo que hago actualmente son estas fotografías.

El tratamiento en base a ellas organiza no solamente los principales meridianos de la acupuntura, los chakras y los nadis Idá, Pingalá y Sushumná, sino también otros aspectos que se han encontrado en las investigaciones de bioenergética moderna, como el organigrama o los campos mórficos.

campos-mc3b3rficos
Además de lo bioenergético con ellas tratamos los átomos y las moléculas (es decir, los tejidos orgánicos), así como el cuerpo calloso, la formación reticular, las capas cerebrales y los estados de consciencia.

Obtenemos resultados en cuestiones de ADN, cromosomas y genes y confirmamos el gran descubrimiento científico del 2008: que la epigenética gobierna la genética (es decir, la señal ambiental que llega a la célula es la que manda).

Un nuevo paradigma para la salud XVII

ATT00004

—Tengo entendido que acercas unas fotografías al cuerpo de la persona para inducirle sanación. ¿Qué puedes explicar en relación con estas fotografías?

—En el año 2009 descubrí que tomando fotografías de lugares de alta energía con un determinado encuadre estas se convertían en bioinformaciones de alto poder sanador.

ImageProxy (2)Al acercarlas a la persona, de algún modo el cuerpo recupera una información que tenía
olvidada y va organizando sus funciones, a la vez en lo orgánico, en lo psíquico y en lo espiritual.

ATT00002 (2)»Desde que mi mujer y yo nos dimos cuenta de esto hemos ido por el mundo buscando estos lugares especiales y obteniendo las fotos. Gracias a nuestros últimos avances científicos hemos encontrado un sistema de medición que nos indica cuáles son los sitios en los que hay una mayor biopotencialidad, que son los que funcionan mejor para ayudarnos en cuanto a nuestra organización interna, sanación y conexión con nosotros mismos. Hacemos trabajos en sitios que se conocen y en sitios que son desconocidos, los cuales generalmente tienen más energía y poder que los conocidos.

ATT00002 (1)»Podríamos decir que nuestra energía está parada en alguna hora de nuestra vida, y cuando organizamos nuestros centros energéticos organizamos una memoria que sostiene de una manera determinada nuestras experiencias, en el fondo de nosotros mismos. Entonces las conexiones son más rápidas, de modo que uno puede entrelazar acontecimientos de la vida y llegar a comprensiones que nunca habría imaginado.

ImageProxy (3)

Un nuevo paradigma para la salud XVI

—¿A qué te refieres cuando hablas del ‘fondo’ de la persona?

—A las formas que llamo ‘cuerpo cuántico’ y ‘paramorfograma’. Esas formas irradian orden al resto de lo que somos. Cuando se logra reconstruir adecuadamente esas formas, mandan ese orden a las demás y orientan todo lo que nosotros somos.

El cuerpo cuántico no es una cosa imaginada, sino que son un conjunto de formas multipiramidales simétricas que rodean el cuerpo físico.

cache_2430045044

Nuestro objetivo en la sesión terapéutica es que esas formas se completen en la persona, lo que le permite ir evolucionando en todo lo que ella es. En el curso se aprende a hallarlas y medirlas.

El paramorfograma es una forma que tiene la estructura de una rueda, con cuatro ejes (ocho radios) equidistantes. Hay un paramorfograma en el vórtice de cada uno de los chakras, pero esos radios se proyectan más allá de los chakras, influyendo al
cuerpo.

 

phe_marcelSi lo bioinformativo no está fluyendo bien por alguno de los ejes del paramorfograma, la persona presenta unas disfunciones en los órganos que están regidos por ese eje. Estas disfunciones las advertimos fácilmente gracias a unas claras alteraciones que se producen en el pulso.

Un nuevo paradigma para la salud XV

cache_2430045044

—¿Cuál es la diferencia entre la cuántica y la biocuántica?

—La cuántica sería lo invisible de la materia inorgánica.

Nosotros trabajamos con la biocuántica, que es lo invisible que tiene un efecto en la materia orgánica.

El nivel biocuántico tiene que ver con algo que va más allá del bioelectromagnetismo, que son unas formas y unos flujos energéticos que hay alrededor de nosotros que no vemos. Nuestro trabajo también incluye lo atómico y lo molecular.

El cuerpo y el fondo de la persona son los que saben; tenemos que respetar este hecho y utilizar aquello que puedan asumir. Es decir, tenemos que encontrar formas que sean biocompatibles con las leyes que rigen la organización de lo biocuántico dentro de nosotros.

Un nuevo paradigma para la salud XIV

Las-emociones-y-su-relacion-con-nuestros-organos

—¿De qué manera afectan nuestros pensamientos al funcionamiento de nuestros órganos?

—El pensamiento afecta mucho si lo entendemos como la identificación con un conjunto de patrones emocionales y con toda una energía asociada con esos patrones.

No se trata de un pensar consciente.

El pensamiento así entendido (como fuerza subconsciente) influye mucho, porque con él sostenemos una forma de vivir que nos destroza.

También influye la emoción: si tenemos un impacto emocional adoptamos una actitud a la defensiva y cuajamos un tipo de patrones de conducta.

Pienso que la clave está más en el factor de las identificaciones y lo espiritual que en la cuestión de las creencias.

Lo que la persona dice que cree me parece más secundario.