La aparición de la Técnica Holográmica

Una vez descubierto el VAS, descubrieron que la piel, como ya hemos dicho antes, reaccionaba delante de ciertos estímulos, como el tacto y los colores.

Durante el 25 aniversario de la auriculomedicina, un médico canadiense trajo una máquina para medir el VAS, lo cual permitió hacer muchos tests y medidas. Entonces se les ocurrió acercar a la oreja un papel con el nombre de “rodilla” escrito en su interior, y cual fue su sorpresa cuando encontraron que había una respuesta en el pulso y se constataba que al paciente realmente le dolía la rodilla. aquí se pudo demostrar lo que ya había dicho anteriormente Yvonne Dupessis: LA PIEL PODÍA LEER.

A partir de este momento se descubrió un campo nuevo para investigar y empezaron utilizando los ideogramas de la MTC, que acercaban al paciente para ver las respuestas que ocasionaba. Realmente quedaron muy sorprendidos cuando constataron que una persona con dolor de hígado reaccionaba al ideograma madera, y otro con problemas de riñón reaccionaba al ideograma del agua. De esta manera empezaron a relacionar los diferentes ideogramas de la MTC con colores y con las reacciones que se producían en el organismo.

A partir de aquí, un grupo de investigadores (entre los cuales se encontraban el Dr. Claude Piró, el Dr. Pierre Grospas, y el Dr. André Secondy) se separó de Nogier y empezó a investigar en este nuevo campo, apareciendo así la Técnica Holográmica.