Paul Nogier (Lyon, 1908 – 1996)

nogier_1951_4

Estudió ingeniería durante tres años, en l’École Central de Lyon. Dejó los estudios debido a una repentina enfermedad que lo llevó a reflexionar y a conectar con su necesidad de estudiar medicina.

Una vez acabada la carrera de medicina, empezó a trabajar con varios médicos para poder tener experiencia suficiente para tratar a sus propios pacientes. Durante este periodo, conoció a Charles Bernay, un gran homeópata, lo cual le permitió entrar en contacto con la homeopatía y la oportunidad de ver al enfermo como un ser único y a fijarse en toda su sintomatología y sus características, tanto físicas como emocionales. Posteriormente, trabajó con un gran acupuntor, Georges Souliné de Morant (cónsul francés).

Durante el año 1939, Nogier estuvo en la guerra, destinado en los Alpes. Allí utilizó los medicamentos homeopáticos que conocía para tratar a los enfermos y a él mismo.

Al acabar la guerra, decidió profundizar en varias técnicas. Nogier y algunos colegas empezaron a reunirse periódicamente para contrastar resultados e investigar. Este nuevo grupo de trabajo estudiaba la homeopatía (Pierre Schmidt), la fisioterapia, las manipulaciones vertebrales, la iridiología, la cronobiología y la acupuntura (Jacques Niboyet); no tenían otra función que la de buscar las pruebas científicas de sus descubrimientos.

Mientras, gracias al minucioso examen que Nogier realizaba a todos sus pacientes, observó una cicatriz en la parte superior de la oreja de algunos de ellos. Éstos le explicaron que era debida a una cauterización realizada por Madame Barrin dentro del tratamiento de la ciática que ella les realizaba. A partir de este descubrimiento, Nogier quiso experimentar con esta técnica y se sorprendió de sus extraordinarios resultados.

Nogier tenía la idea de que si en el interior de la nariz se encontraban representados todos los nervios del cuerpo (lo cual había descubierto el Dr. Bonnier)… ¿por qué no podrían estarlo también en la oreja?

Es así como empezó a buscar las somatotopías* en la oreja. Al principio sólo encontraba puntos dispares, sin encontrar una relación entre ellos, pero un día hizo un gran descubrimiento: se dió cuenta que la oreja se parecía a un RECIÉN NACIDO AL REVÉS.

nogier_1951_3

*(SOMATOTOPÍAS: Son, como su nombre lo indica, zonas ó terrenos ó áreas, en donde el soma ó cuerpo está representado; basado en el principio holográfico “el todo esta en la parte y la parte contiene al todo”, es decir, el cuerpo tiene áreas especiales donde proyecta toda su organización corporal. Así tenemos: la planta de los pies, las palmas de las manos, el iris, la mucosa nasal, la lengua, la nariz, la cara y, por último, la oreja, sirviéndonos cada una de esas áreas como pantallas electrónicas para el diagnóstico y tratamiento).

A partir de aquí, empezó a buscar las somatotopías en la oreja, trabajo que duró 15 años. Para localizar las somatotopías, buscaba los puntos reflejos en la oreja y los trataba.

nogier_1951

Una vez realizado el trabajo de localizar cada uno de los puntos, compartió su descubrimiento con sus colegas, lo cual fue recibido con gran aceptación, y posteriormente lo explicó en unas jornadas de acupuntura que se realizaron en febrero de 1956. El azar hizo que estos conocimientos llegaran a China, donde se extendieron hasta el punto de incorporarse dentro de la Medicina Tradicional China.

cartografia china francesa